Blogger Invitado @jecanpa: “Di lo que quieras, pero habla de mí”

Blogger Invitado @jecanpa: “Di lo que quieras, pero habla de mí”
27 octubre, 2014

Las empresas que sobreviven a la actual transparencia que nos exige el mercado laboral, son aquellas que hacen suyas las preocupaciones de su comunidad, de cada uno de sus miembros, de cada uno de sus empleados. Empresas cuya capacidad de influenciar y comprometer al trabajador, viene determinada por su capacidad de escucha y no por su gestión de “poder“ sobre el empleado.

Son muchos los casos en los que olvidamos la importancia de escuchar y de preguntar a nuestros colaboradores sobre cómo están en su puesto de trabajo, cómo se sienten y cómo creen que se podrían mejorar ciertos aspectos de nuestra organización.

Está claro que nuestros empleados deben ser los primeros prescriptores de nuestra marca empleadora, ya que en definitiva son los únicos que disponen de forma directa de la suficiente información veraz para hablar de nuestra marca, tanto de lo bueno como de lo malo. Sin embargo, no escucharlos, puede suponer la creación de un club de detractores, que tras su desvinculación de la empresa, se sienten completamente liberados para hacer pública cualquier tipo de situación y vivencia negativa acaecida en ella.

Pero, el peor enemigo para nuestra marca empleadora no es un extrabajador con animadversión hacia tu empresa, sino nuestra propia organización.

En una de las empresas en el haber de mis experiencias profesionales, la directiva estaba más preocupada en las opiniones vertidas sobre las condiciones laborales de sus trabajadores, en un conocido foro femenino de la red, que en atajar los comentarios a través de acciones de mejora de esos aspectos tan criticados.

Tal era el grado de oscurantismo que se le daba a cualquier cosa, que causaba terror mencionar la necesidad de tener presencia en redes sociales por temas comerciales, de fidelización de clientes o de Recursos Humanos, ya que eso suponía exponerse, permitir que los usuarios pudieran ensañarse de forma despiadada con nuestra marca.

Si en un simple foro, la huella dejada por ex-trabajadores era de cientos de comentarios negativos, imagina el miedo que tenían a la huella que podía quedar si creaban perfiles sociales corporativos. Creían que todo era controlable dejando que los trapos sucios quedaran ocultos en casa, y pensando que simplemente con no tener presencia en la red, no tendrían que verse obligados a dar una respuesta para justificar o desmentir sus acciones. Sin embargo, las cosas ya no funcionan así.

Para bien o para mal, todas las cosas malas que digan sobre nuestra organización nos ayudarán a mejorar. Es preferible escuchar y solventar.

Ahora que está tan de moda desarrollar acciones y estrategias de employer branding para convertir a nuestra empresa en una marca atractiva para potenciales candidatos, resulta más que imprescindible comenzar a ser coherentes con nuestra visión, misión y valores corporativos, para evitar incongruencias entre lo que decimos que somos, lo que realmente somos y lo que dicen que somos.

En Redes Sociales lo peor que puede pasar NO es que hablen mal de nosotros, sino no estar en ellas para conocer que se dice de nuestra organización y cómo se dice, para controlar las conversaciones generadas hacía nuestra marca empleadora y cambiar lo negativo demostrándolo con hechos. A nadie le gustan los comentarios negativos, pero si nos esforzamos para que la crítica se convierta en oportunidad, solventando cada aspecto negativo, tu marca empleadora saldrá fortalecida.

Di lo que quieras, pero habla de mí.

¿Crees que están nuestras empresas preparadas para recibir críticas negativas acerca de su marca como empleador?

Víctor  Candel

Víctor CandelIngeniero Técnico por la Universidad Miguel Hernández, Máster en Dirección de Personal y Gestión de Recursos Humanos por ENAE Business School, así como Postgrado de Especialización Didáctica por la Universidad de Murcia. Víctor es Director Asociado en Talentia Human Resources y autor del blog victorcandel.com, en el que habla sobre cómo afrontar con éxito las diferentes fases de un proceso de selección. Conferenciante en eventos, jornadas y foros sobre Reclutamiento 2.0, Selección y búsqueda de empleo a través de redes sociales. Puedes contactar con Víctor en su cuenta de twitter o en su perfil de LinkedIn

____________________________________________________________________________________________

Si queréis conocer más sobre su nuevo proyecto emprendido junto a Isabel Iglesias os animamos a ver su vídeo de presentación Talentia Human Resources

TalentForYou

4 Comentarios

  1. Buenas tardes,

    María, María Jesús, gracias por darme la oportunidad de formar parte de “Hilos y Redes”. Para mi ha sido un verdadero placer poder colaborar con emprendedoras como vosotras, personas alineadas con mis inquietudes profesionales y que trabajan de forma colaborativa.

    Un fuerte abrazo

    • Gracias a tu Víctor por ponérnoslo tan fácil. Colaborar contigo siempre es emocionante, compartir visión y valores todo un lujo. Talentia Human Resources y TalentForYou, unidos por esa nueva forma de entender los Recursos Humanos, como bien definís en vuestra filosofía.

      Por eso queremos darte las GRACIAS de corazón, por estar ahí SIEMPRE apoyándonos.

      TalentForYou

  2. Muy buen artículo Víctor y excelente web chicas!
    En lo que respecta a la pregunta en lo que a mi experiencia se refiere, mi anterior empresa no estaba abierta a escuchar crítica alguna: se habían centrado en un modelo que le había dado éxito en una década que todo era boyante en España, lo que les hacía pensar que todo lo hacían bien.
    Como resultado, el año pasado varias personas importantes en el organigrama de la organización (entre ellas yo) se marcharon de la empresa, algunas de ellas sin trabajo ni indemnización, simplemente porque ya no aguantaban más.
    En lugar de hacer incluso autocrítica han sido ellos mismos los que han fomentado un rumor basado en que las personas que se marcharon no estaban comprometidas con la empresa, dando un halo de “traidores” a los que nos marchamos.
    En mi caso, tras marcharme mandé una carta a la dirección explicando los motivos y con una serie de recomendaciones para subsanar problemas que venían de largo (una crítica francamente constructiva).
    Las acciones tras carta fueron absolutamente nulas, y la persona que actualmente ocupa mi cargo sufre de las mismas circunstancias y falta de recursos que yo viví por entonces.
    En fin, sólo quería dar testimonio de mi experiencia personal para responder a la pregunta abierta que nos ha lanzado Víctor.
    Un abrazo!

    • Hola Álvaro,

      Gracias por compartir tu experiencia con nosotros. Una valiente decisión la tuya, que me temo no tardarán otros en tomar.

      Desde mi punto de vista, este tipo de empresas están abocadas al fracaso, principalmente por dos motivos, el primero de ellos la fuga masiva de talento al que tendrán que enfrentarse cuando amaine la crisis económica y mejore el mercado laboral. Y en segundo lugar, porque haciendo oidos sordos a las propuestas de mejora de sus trabajadores, la empresa puede quedar estigmatizada por los comentarios negativos de aquellos que se desvinculen de ella, resultando difícil encontrar candidatos que deseen trabajar con ellos.

      Un saludo

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Datos requeridos *

*