El talento en red no entiende de competencia y sí de colaboración

El talento en red no entiende de competencia y sí de colaboración
Imagen de Google
6 Febrero, 2015

Son las 7:00h de la mañana. Como todos los días, lo primero que hago nada más levantarme de la cama es prepararme un café bien caliente, revisar la bandeja de entrada de mi correo y gestionar las distintas redes sociales en las que soy activa. Pero… ¿Cuál ha sido mi sorpresa el lunes pasado? Mientras leía los correos de mi bandeja de entrada, hubo uno de ellos que sinceramente me dejó atónita. Teníais que haber visto mi cara, vamos ¡un poema! Y la razón de tanto asombro fue el contenido del siguiente correo:

“Hemos observado que en la actualidad diriges tu propia empresa, especializada en servicios como los que ofrecemos nosotros, lo que os convierte en COMPETIDORES, y por tanto dificulta que compartamos este espacio”

Había sido expulsada ¡literal! de uno de mis grupos de LinkedIn por verme como una amenaza. Una amenaza por el simple hecho de participar e interactuar en los debates que se generan en base al contenido que comparten sus miembros ¡increíble!

¿Competidores? Me cuesta entender que una organización a la que yo tenía como un referente dentro de mi sector, me expulse de uno de sus grupos privados de LinkedIn. Y enfatizo el términoexpulsada” pues no es que haya sido rechazada mi invitación desde el primer momento ¡no! es que he sido expulsada después de un año de interacción. Lo que es doblemente ¡irritante!

A muchos de nosotros, cuando éramos pequeños, en el colegio, y no tan pequeños, en la universidad, nos han inculcado en la cultura de la competitividad, en que teníamos que ser los mejores ¡costase lo que costase! Una cultura donde se triunfa desde el individualismo.

Podría decir, sin duda, que la cultura imperante en esta organización es una cultura competitiva, caracterizada por querer demostrar y subrayar la superioridad que ostenta en el mercado y cuya máxima en el grupo que han creado en LinkedIn no es otra que compartir contenido con el único propósito de generar leads.

Ahora bien, si en el contenido del correo, que os he transcrito literalmente y que podéis leer en el inicio de este post, modificáis el término COMPETIDORES por COLABORADORES y el verbo DIFICULTA por FACILITA, ¡en esto se basa mi modelo de negocio! Un modelo de negocio donde creamos valor y perseguimos alcanzar el éxito desde la práctica de una cultura colaborativa, participativa, sociables…Una cultura 2.0. La colaboración es mi mayor recurso como profesional que soy.

Aunque supuestamente creía que esta empresa y yo hablábamos el mismo idioma, finalmente parece que pertenecemos a culturas totalmente diferentes.

La incorporación de las organizaciones a los entornos 2.0 cuando su objetivo en ellos es generar nuevos retos y encontrar nuevas oportunidades de negocio, les demanda tener que adaptarse a un escenario donde impera la cultura del co (co-creación, cooperación, colaboración, compartir, colaborar, conocimiento) en la que para ellas puede ser nueva y contraria a la que reina en el interior de sus organizaciones.

PostEs sorprendente ver como empresas que siendo reticentes a adoptar una actitud 2.0 porque son conscientes que ello les exige tener que enfrentarse a un proceso de transformación interno,  que les obliga, en parte, a tener que abandonar su zona de confort, deciden crear comunidades 2.0. Comunidades donde desarrollan una práctica y unas formas de hacer ancladas en el miedo a perder el control de la información o, lo que es lo mismo, a no escuchar abiertamente a otros profesionales homólogos a ellos por miedo a que les “arranquen” oportunidades de negocio a sus clientes potenciales.

Uno de los objetivos que se persiguen en los grupos de LinkedIn, que son las verdaderas comunidades de esta red social, creo que debe estar en lograr reunir a todos aquellos profesionales que además de sintonizar con la temática que ha dado pie a crear el grupo, sean profesionales activos y  participativos en el grupo. Pues, lo que verdaderamente genera valor a los grupos de LinkedIn es la  interacción y participación que se genera por parte de sus miembros. De nada sirve tener un número de seguidores elevado en un grupo de LinkedIn, si los comentarios y las interacciones que se genera en él son  insignificantes, o de generarse no aporta valor a sus miembros.

No nos podemos olvidar que el sentimiento de pertenencia de los miembros de un grupo en LinkedIn es esencial para que esa comunidad crezca, y ese sentimiento de pertenencia se genera, cuando sus miembros encuentran en él un espacio en donde poder unirse a conversaciones con contenidos e ideas de valor que les enriquezca profesionalmente. Valor que puede ser generados por clientes, no clientes, clientes potenciales, proveedores e incluso por los que a ojos de esta empresa denomina “profesionales competidores” y yo me declino más a llamarlos posibles “colaboradores”.

Sin duda en este nuevo escenario 2.0, en el que hoy me muevo profesionalmente, prima la colaboración  ¡La unión hace la fuerza! Y fruto de ese espíritu colaborador que me acompaña en los escenarios 2.0, he tenido la gran suerte de conocer a profesionales homólogos a mí, con un gran talento y con los que he podido crear sinergias, desarrollar proyectos y crecer en ideas nuevas. Además, estar abiertos a colaborar y ver oportunidades donde otros ven amenazas, nos ayuda a dotar los proyectos de un talento que suma, enriquece y refuerza nuestro quehacer con los clientes.

Estoy segura de que en este nuevo paradigma laboral donde cada vez se asienta con más fuerza el trabajo por proyectos, se verán numerosas colaboraciones entre profesionales homólogos, pymes e incluso me atrevería a decir que entre grandes organizaciones de un mismo sector que no solo buscarán compartir ideas sino construirlas conjuntamente. ¿Co- creamos?

Serán empresas más flexibles, sociables, participativas y abierta a una innovación donde el talento interno de sus organizaciones pueda encontrar en el talento externo las capacidades, las habilidades y la experiencia necesaria  para acometer sus proyectos de manera excelente. Un talento externo que las empresas necesitarán puntualmente y en el que las organizaciones encontrarán una enorme oportunidad de crecimiento

¿Colaboramos?

María Salgueiro Piñeiro

16 Comentarios

  1. Buenos días.
    No deja de ser absolutamente paradójico y, creo, al mismo tiempo absurdo, que, en una red social, una persona haga mención a la dificultad de compartir un mismo espacio, cuando la base de todo es, como tan acertadamente indicas, el hecho de COMPARTIR.

    Si, a mayores, hablamos de una red profesional como LinkedIn, en la que el principal objetivo de la pertenencia a un grupo es, siempre bajo mi punto de vista, interaccionar entre todos sus miembros en aras del crecimiento común, entonces sí que ya es todavía más difícil de entender esta actitud.

    Creo que nada resulta más enriquecedor que el hecho de poder disfrutar (sí, así lo entiendo yo, disfrutar) de espacios abiertos en los que las aportaciones de todos y cada uno de sus miembros no hacen sino promover y generar un sinfín de ideas que nacen precisamente gracias a eso, la pluralidad, experiencia, intereses y formación de todos y cada uní de sus miembros.

    En definitiva, creo que mucho dice esta actitud y que, por lo visto, queda todavía un buen camino por recorrer en cuanto a la noción del crecimiento gracias al aspecto más básico del trabajo: La colaboración.

    Enhorabuena por el post y por las reflexiones que en él aparecen. Me ha resultado de lo más instructivo.

    Alfonso Hermida

    • María Salgueiro Piñeiro

      Gracias por tu reflexión que comparto al 100% Alfonso. Así es, cuesta entender como algunas organizaciones ven en los nuevos entornos 2.0 espacios donde la interacción, la participación y el valor que unos pueden generar a otros con sus aportaciones y contenidos ¡no es prioritario! Creo que no se han dado cuenta que esto no va únicamente de tecnología sino de un cambio cultural que trae consigo nuevas formas de hacer, de compartir y de generar sinergias desde la Colaboración. ¡Buen fin de semana!

  2. Núria Parralejo Pérez

    Buenas noches,

    Comprendo tu asombro al leer tal mensaje, no es para menos y realmente no le encuentro sentido pero ¿sabes? Creo que realmente es mejor que te hayan expulsado pues poco te pueden aportar personas que piensen de esta así, aunque cuentas que en el pasado supusieran para ti todo lo contrario. Resulta increíble que haya personas que todavía no sean capaces de ver más allá y que piensen todavía en trabajar desde el individualismo. Según mi opinión este es uno de los problemas aún de nuestra sociedad, la cual no puede llegar a funcionar sin este paso tan necesario. Simplemente me hace pensar que solo las personas que tienen miedo o que no se sienten seguras pueden llegar a pensar de esta forma o bien aquellas que tienen una mente muy cerrada. Por tanto, no creo que te pierdas mucho visto lo visto.
    ¡Buen fin de semana!

    • María Salgueiro Piñeiro

      Hola Nuria:
      Gracias por tu comentario.-) Estoy segura que tarde o temprano esta organización, se dará cuenta de las grandes ventajas y los enormes beneficios que tiene trabajar desde una cultura Co: Colaboración, cooperación, co creación, conocimiento colectivo ¡Siempre suma!
      ¡Buen día Nuria! y espero verte muy pronto de nuevo por aquí

  3. Creo que cuando hay colaboracion, cooperacion y colaboracion, el crecimiento personal o empresarial se multiplica infinitamente, todos nos beneficiamos. Cuando esto no ocurre aparecen las diferencias sociales que no benefician a nadie ni siquiera a los que no colaboran.
    Comparto plenamente tu articulo.
    adela

    • María Salgueiro Piñeiro

      Buenos días Adela:

      Gracias por tu palabras,-)
      Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión. Trabajar desde una cultura colaborativa ¡siempre! nos enriquece profesional y personalmente.

      Espero volver a verte muy pronto por aquí.

      ¡Buena semana!

  4. María, Alfonso…
    En total acuerdo!..creo en la filosofía del compartir, del GANAR DANDO, de PERTENECER Y DEL DAR ANTES QUE ESPERAR RECIBIR… En automático y por razón natural, lo que va viene…

    HACER ALIANZAS, crear negocios… enriquecer nuestro trabajo soportando a otros!!

    Mi trabajo habla en pleno de Servir, pero así debe ser el de TODOS, y será la mejor manera de CRECER.

    Soy Asesora Patrimonial y de Seguros y comulgo en pleno con la idea de COMPARTIR,
    Y MI PROPUESTA ES…SIEMPRE K DECIDAMOS PERTENECER A UN GRUPO, ANTES DE PREGUNTARNOS PARA QUÉ ME VA A SERVIR ESTE GRUPO, PREGUNTÉMONOS EN QUÉ LE PUEDO SERVIR A ESTE GRUPO…

    Gracias. Y espero poder Servirles
    Nory Zapata
    Asesoría Patrimonial y de seguros

    • María Salgueiro Piñeiro

      Hola Nory:

      Gracias por tu aportación.

      Así es, Nory.Estoy 100% de acuerdo con tus palabras.

      Cada vez somos más los que pensamos así.-)

      Un saludo y ¡Buen día!

  5. Siempre un cambio de paradigma como el que estamos viviendo actualmente genera esas animadversiones; sin embargo al final el cambio se impone y la tendencia al mundo colaborativo en vez de competitivo llegó para quedar, son las empresas que siguen pensando en la “competencia salvaje” las que tendrán que adaptarse. Gracias por compatir la experiencia y ojalá que generé una gran reflexión para todos. Feliz domingo!!!

    • María Salgueiro Piñeiro

      Gracias por tus palabras Odalis.-) ¡Enriquecedoras! y muy acertadas.

      Todo cambio o transformación que obligue a las organizaciones a tener que salir de su zona de confort ¡cuesta! pero es necesario si realmente quieren sobrevivir.

      Esperamos verte de nuevo muy pronto por aquí

      Un saludo y ¡Buen lunes!

  6. Tonatiuh Maldonado

    Leo la entrada y el post completo y me hace reflexionar sobre varios asuntos que, como sociedad, nos han obligado a seguir y “comprar” los paradigmas existentes; me explico.

    Nos han repetido hasta el cansancio, sin entrar en detalle sobre la formación y el capitalismo y cosas por el estilo, que debemos estar preparados para “competir” en este mundo globalizado y eso implica invertir en uno mismo, recursos de todo tipo, que esperamos se vean reflejados en un futuro no muy lejano y según las expectativas de cada individuo. Este punto “explicaría” el por que nos hemos vuelto tan egoístas con los demás, con el manejo del conocimiento y de la colaboración porque, al final, “yo invertí y no obtendré beneficios palpables o nada me asegura que así será” y me estoy enfrentando a un competidor, así que mejor lo separo, sepulto, hago a un lado, etc.

    No quiere decir que así es como pienso pero creo que es la justificación que se encuentra detrás de esas actitudes, entendible pero jamás justificable.

    La sociedad del conocimiento se crea compartiendo experiencias, vivencias, saberes para con los demás, permitiéndonos visualizar las cosas desde muchos ángulos.

    La cuestión es que no solo las organizaciones, también los individuos, siguen viendo el conocimiento como “poder”, pero no como el poder de compartir, de hacerlo fluir y enriquecerlo, si no como poder de control; controlo mi conocimiento/información y me hago poderoso, rico, influyente.

    No se si se adaptarán o nosotros nos adaptaremos a ellos, a su lampedusianismo empresarial, pero una cosa es segura, el compartir, colaborar y cooperar es una tarea que nos llama la atención y hacerlo por el puro gusto de poder y saber hacerlo, es lo mas gratificante que puede existir y si de eso surge algo que nos beneficie a todos bienvenido.

    Saludos y a seguir compartiendo y colaborando aunque algunos lo vean con ojos extraños.

    • María Salgueiro Piñeiro

      Gracias por tu reflexión Tonatiuh,-) Como bien dices desde la colaboración siempre ¡sumamos!

      Aún queda mucho camino que recorrer por lo que hay que seguir trabajando y ¡mucho!

      Un saludo, y esperamos verte muy pronto de nuevo por aquí

  7. Muchas gracias a todos y a todas, muy enriquecedores tanto consejos como opiniones. Es un gusto muy alentador saber que hay personas que comparten el punto de vista de la cooperacion. Gracias. Buena semana de muchas alegrias.

    • María Salgueiro Piñeiro

      Gracias a ti Josep por tus palabras.-) Es un placer ver como cada día los profesionales apuestan, ¡suman! y se enriquecen desde una cultura del “Co”
      ¡Buen día! y esperamos verte muy pronto por aqui

  8. Javier Goikoetxea

    Hola María!

    Me llega tu post de rebote, ya que mi chica lo ha visto y por la cultura que marcamos en la cooperativa en la que trabajo, en línea con la Economía del Bien Común, la colaboración prima hasta límites insospechados.

    Ni que decir tiene que estoy en total acuerdo con lo que dices y dicen las personas que me preceden y además no me interesa saber cuál es esa organización, me interesa hacerte una propuesta, aunque quizás por tu carácter ya la hayas llevado a cabo.

    Ponte en contacto de nuevo con dicha organización y haz llegar tu artículo, seguro que hay alguien que lo entiende. Hay mucho community manager que no está bien aleccionado y actúa por su cuenta y riesgo. Si no te hacen caso, ellos se lo pierden y tu te quedas a gusto con las tareas hechas, y si te lo hacen cambiaran o aleccionarán mejor a dicha persona. Todo es positivo.

    Siempre “positifo”, nunca “negatifo”!!!

    Salud y Bien Común!!!
    Javier Goikoetxea
    BIKOnsulting

    • María Salgueiro Piñeiro

      Gracias por tus palabras y tu consejo Javier,-)

      Comentarte que después de escribir este post la empresa en cuenstión, se ha puesto en contacto con nosotras con la intención de poder desvirtualizarnos y ¡quién sabe! si trabajar conjuntamente en la posibilidad de cerrar vías de colaboración

      Su respuesta ha sido brillante y para nosotras ha sido una satisfacción enorme

      Un saludo y ¡Buen día!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Datos requeridos *

*